Mokanews

Bantierra y el modelo empresarial de las cooperativas de crédito

La creación de la sociedad cooperativa de crédito Bantierra en 2011, a partir de la fusión de Multicaja (Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos) y Cajalón (Caja Rural de Aragón), ha puesto de manifiesto la fortaleza y vigencia de un modelo de actuación en el ámbito financiero en el que la apuesta decidida por el ámbito local, la priorización de sus principios fundacionales sobre la maximización de beneficios y, sobre todo, la concepción de una estructura que garantice la proximidad y cercanía al cliente, constituyen la piedra angular de una filosofía de negocio que se mantiene inalterable con independencia del paso de los años y de la situación económica que caracteriza la coyuntura actual.

Es precisamente en aquellas entidades netamente comprometidas con su entorno, como Bantierra, en las que se pone más claramente de manifiesto el marcado carácter dual de las sociedades cooperativas de crédito, que aúna de forma magistral su papel como entidad financiera con su carácter indiscutible como sociedad cooperativa.

Esta dualidad es, por tanto, esencial a la hora de realizar un análisis pormenorizado de la definición e implementación de los objetivos estratégicos de Bantierra, ya que pone de manifiesto la existencia de una cultura empresarial propia basada en la consideración de dos aspectos fundamentales:

Elementos distintivos del modelo de negocio de Bantierra

A partir de las consideraciones expuestas anteriormente, se pueden establecer una serie de elementos que caracterizan la filosofía de actuación de Bantierra en el ámbito financiero, los cuales pasamos a exponer detenidamente a continuación:

Asimismo, este arraigo se extrapola también hacia el ámbito sectorial, dado su apoyo manifiesto a la implantación y crecimiento de todas aquellas entidades relacionadas con la economía social.

Fruto de este compromiso con el tejido empresarial local se puede observar la implicación de Bantierra con distintos proyectos relacionados con el sector agropecuario, la industria alimentaria, el turismo rural, las energías renovables o el sector mediambiental.

Fomento por el desarrollo social, cultural y educativo de las personas que residen en su ámbito de actuación, a través de los proyectos emprendidos por su obra social, la Fundación Caja Rural de Aragón – Bantierra.