Mokanews

El gobierno teme una investidura catalana imposible después del 21D

El Gobierno de España, presidido por el Partido Popular, ve con preocupación los resultados de las elecciones previstas para el 21D en Cataluña. Los resultados que ofrecen las encuestas y los cálculos poselectorales plantean un escenario difícil en el que las fuerzas constitucionalistas difícilmente podrán salir triunfadoras.

La aplicación del 155 fue un balón de oxígeno para el gobierno, que daba así un paréntesis a la crisis, pero en estos momentos la preocupación y la inquietud ante esta cita electoral y su día después es creciente.

Desde el Gobierno no se descarta la posibilidad de repetir las elecciones, bien porque no sea posible la investidura de ningún candidato o bien porque  el nuevo Ejecutivo sea un tripartito con demasiadas voces discordantes como para poder gestionar la Generalitat.

La situación más complicada para el Ejecutivo de Rajoy sería la victoria de la suma de fuerzas separatistas (ERC JxC y CUP). Otro escenario podría ser un virtual empate entre constitucionalistas y secesionistas que daría el papel bisagra a Catalunya en Comú, la confluencia catalana de Podemos que lleva como candidato a Xavier Doménech.

Llegados a esta situación puede que se dificulte hasta el extremo  la investidura de un candidato o que las tensiones internas dentro de las coaliciones lleven a la inestabilidad gubernamental.

Si las fuerzas constitucionalistas tuvieran la mayoría la clave estaría en la diferencia que existiera entre Ciudadanos y PSC. Los populares apoyarían sin reservas cualquier posibilidad de Govern de composición constitucionalista.

El Gobierno cree también que las fuerzas separatistas se encuentran muy desconcertadas y no excluyen la improvisación de última hora que abre las posibilidades al máximo.

Se prevé una participación record en torno al 82%, un gran porcentaje de indecisos y voto oculto que el Gobierno piensa que les beneficiará. Asimismo, en el Partido Popular preferirían la victoria de Iceta que la de Arrimadas, ya que Ciudadanos es su rival en el voto moderado a escala nacional.