La Cámara de los Lores debate la Ley del Brexit

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

brexit

El tema de la Ley de salida de la Unión Europea sigue dando que hablar y el Brexit se encuentra cada vez más cuestionado. La redacción de la Ley es “constitucionalmente inaceptable”. Dicho de otra forma, es “incorrecto en diversos aspectos desde una perspectiva constitucional”. Así se han expresado los Lores con la convicción de que hay que cambiarla en profundidad. Esta cámara de legisladores, más europeísta que la de los Comunes, está dispuesta a dar la batalla al Gobierno.

Hasta el momento se han registrado ni más ni menos que doscientas peticiones de palabra en la Cámara Alta del Parlamento del Reino Unido. Una cifra histórica para debatir la Gran Ley de Salida de la Unión Europea. Esta ley sería, la que una vez consumado el proceso del Brexit, aboliría la Ley de 1972 de adhesión del Imperio Británico a la Unión Europea.

El proyecto de Ley fue aprobado el pasado 17 de enero por la Cámara de los Comunes en una ajustada votación de 324 votos a favor y 295 en contra. Se calcula que una vez en la Cámara de los Lores, entre debates, enmiendas, etc., pueda prolongarse una decisión hasta el mes de mayo.

Sin embargo, no es de esperar un bloqueo del Brexit por parte de esta cámara ni que decidan cuál es el tipo de relación futura que deben tener Reino Unido y la Unión Europea cuando se produzca la salida. Sería excesivo para los lores, que a fin de cuentas son legisladores no electos. Pero puede dar más de un quebradero de cabeza al gobierno de Theresa May, uno más que añadir a las encendidas críticas que ya tiene dentro de su propio partido, e incluso puede llegar a redefinir la visión que se tiene del Brexit.

De hecho, esta cámara es mayoritariamente favorable a la permanencia en la Unión Europea, por lo que se espera que se esfuercen al máximo para enmendar el proyecto de Ley. Un punto sobre el que ya han manifestado un claro desacuerdo es el hecho de que el Gobierno pueda recurrir a los poderes de Enrique VIII, qjue le permitirían aprobar leyes sin necesidad de pasar por el Parlamento.