Turrones y polvorones: la economía navideña de los pueblos del dulce

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

turrón

Mantecados, polvorones, turrones, mazapanes y todo tipo de dulces navideños que consumimos en estas fechas se elaboran en determinados pueblos de la geografía española que, gracias  a esta actividad estacional, consiguen disminuir sus listas de parados y tener una economía más saneada que les sirve para afrontar el resto del año.

Pueblos que son conocidos por todos los españoles, precisamente por la elaboración de estos dulces, como Estepa (Sevilla) o Jijona (Alicante), viven de las recetas tradicionales reposteras que han sabido conservar a lo largo de los siglos y lograr industrializarlas sin perder su carácter artesanal. Estos dos municipios son de los ejemplos más conocidos, uno por su elaboración de polvorones y el otro por sus famosos turrones.

Se calcula que en Estepa se producen cada año unas 20.000 toneladas de mantecados y polvorones con un valor de venta que asciende a más de 440 millones de euros en volumen de negocio.

En el caso de Jijona, de los 7.205 habitantes censados en 2015, aproximadamente 1.500 viven de la producción de turrones. Además, muchos de ellos proceden de localidades cercanas para cubrir la demanda de mano de obra.

De Jijona, un municipio en el que la mayoría de empresas turroneras  son familiares, salen cada año unos 20 millones de barras de turrón con Indicación Geográfica Protegida (IGP) y 40 millones más que carecen de esa indicación. La firma Sanchís Mira lidera este sector con sus dos célebres marcas: AntiuXixona y La Fama, que acumulan un volumen de facturación de 94.748.161 euros, cifra que representa el 22% del mercado del turrón.

Cuando acaba la temporada de Navidad, la mayoría de los trabajadores se marcha a otros municipios para trabajar en las industrias del helado.

Sin embargo, hay otros municipios que también tiene en la elaboración de dulces artesanos navideños, su principal fuente de sustento. Es el caso de Agramunt (Lleida), Alcaudete (Jaén), Sonseca (Toledo) o Medina Sidonia (Cádiz). No tan conocidos pero igualmente representativos de nuestra economía navideña del dulce.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone