Las tecnológicas se hunden en Bolsa

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Las tecnológicas en Bolsa

Primero fue Apple, luego Facebook y ahora les siguen Amazon, Google y, en menor medida, también Microsoft.

Hace unas pocas semanas, la Bolsa de Nueva York conseguía un impulso que parecía no tener fin, gracias a las grandes tecnológicas del mercado. Hoy en día la situación es completamente diferente.

La mayor caída de Amazon

De todas las empresas, el gigante del comercio electrónico, Amazon, parece la más castigada de todas.

La compañía cae un 9% en cuanto a cotización bursátil y ya acumula un 20% en menos de dos meses. Su balance anual, no obstante, sigue siendo positiva en el 40% de incremento.

Google ha caído un 4%, Microsoft un 3%, Facebook un 12% en el último mes y un 20% en lo que llevamos de año y Apple se mantiene a duras penas con un 2% de descenso.

Falta de ambición de las tecnológicas

Los resultados financieros no están motivando esta caída en la valorización de las acciones de las empresas tecnológicas. Amazon, por ejemplo, ganó 2.280 millones de dólares según la presentación de contabilidad del tercer trimestre del año. En 2017 este mismo informe presentaba un beneficio 11 veces menor.

Sin embargo, las ventas no han correspondido cuantitativamente. Se fijan en unos 56.580 millones y esto ha motivado a Amazon a plantear un futuro conservador de cara a Navidad, cuando suele ser el mejor periodo de todos comercialmente.

Los inversores no han sido ajenos a esta falta de ambición y creen que el conservadurismo de las tecnológicas solo es una demostración de incertidumbre. En consecuencia, las acciones siguen bajando y no parece que vaya a cambiar la tónica, salvo que los primeros resultados comerciales sean mucho más positivos.

Además, Amazon no ha sido la única en plantear una temporada navideña conservadora. El resto de empresas, sobre todo las que están ligadas al comercio de productos físicos, también creen que no será tan buena como en otros años.

Esto ha sido interpretado como un tope del crecimiento de las compañías y un claro síntoma de que han llegado a su límite, para establecerse o caer intentando estar en lo más alto.