Estados Unidos y China volverán a subir los aranceles comerciales si no hay acuerdo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Aranceles China Estados unidos

La guerra comercial entre China y Estados Unidos no solo se mantiene sino que se está recrudeciendo conforme pasan los días y los conatos de acuerdo se disuelven.

Hace poco Estados Unidos amenazó con incrementar los aranceles a productos chinos hasta un valor de 200.000 millones de dólares. Esta amenaza, en caso de hacerse efectiva, tendría lugar el 24 de septiembre.

China ha respondido casi de inmediato con su correspondiente amenaza de también subir aranceles a productos estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares. La razón de que el valor sea diferente es que China importa menos de Estados Unidos que a la inversa y, por tanto, tiene menos margen de maniobra.

Además, las autoridades chinas anuncian replantearse las próximas rondas de negociación al comprobar que los acuerdos adquiridos fueron rotos por el presidente Donald Trump casi al momento y que se enteraron desde la red social de Twitter.

Efectos en las empresas extranjeros

En China los efectos de los aranceles se están notando mucho menos de lo previsto. Sin embargo, las empresas de otros países sí afirman notar efectos colaterales de la guerra comercial.

Las empresas estadounidenses afirman que incluso son conscientes de medidas no arancelarias, como retrasos considerables en la aduana de sus productos o un aumento inusitado de las inspecciones de trabajo.

Incluso empresas europeas también han notado efectos en este sentido. De hecho, la Cámara de Comercio de la Unión Europea confirma mediante una encuesta que el 12% de las compañías en el país asiático están moviendo parte de su producción a otros destinos o cambiando de proveedores que garanticen una mayor estabilidad.

Además, un 22% afirma retrasar sus planes de expansión en territorio asiático. El problema es que la guerra comercial está lejos de solucionarse y no se espera una pronta recuperación de los valores arancelarios iniciales.